“TENEMOS UNA GRAN TAREA DE CONSTRUIR UN MOVIMIENTO AMBIENTAL POPULAR LIBERADOR DEL HOMBRE Y LA MUJER”

Fue la reflexión de una de las jóvenes que participó del panel con el que culminó la cuarta jornada del CIDPA 2020. Representantes de diferentes Organizaciones No Gubernamentales reflexionaron acerca del acceso real al derecho al medio ambiente. 

Asumiendo los desafíos que existen en materia ambiental y proponiendo nuevas respuestas y nuevas conceptualizaciones en materia de desarrollo, un grupo de jóvenes – representantes de diferentes Organizaciones No Gubernamentales – protagonizó la actividad de cierre del cuarto día del Congreso Internacional de Derecho y Política Ambiental 2020 (CIDPA)

Comprender que no hay justicia social sin justicia ambiental, pensar las problemáticas en una doble perspectiva- a nivel local y global -, reconceptualizar la idea de desarrollo y la imperiosa necesidad de contar con una ley de educación en materia ambiental fueron algunas de las conclusiones más fuertes del panel que se extendió a lo largo de más de 90 minutos a través de la web www.cidpa.ar

De esta actividad participaron jóvenes activistas de Argentina y Perú: Máximo Mazzocco, Rosario Díaz Garavito, Bruno Rodríguez, María Luz Eggel, Bernardo Figueroa Garro, y Jimena Mur. Haga click aquí para conocer el perfil académico de los disertantes La actividad fue coordinada por la directora académica del CIDPA, Dra. María Eugenia Pérez Cubero, integrante del CONICET de la Facultad de Ciencias Económicas Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Luis.

En el inicio de la charla, Máximo Mazzocco explicó el objetivo principal de Eco House, una de las organizaciones socioambientales con más voluntarios de Argentina, de la que es fundador, y reflexionó: “Actualmente estamos intentando generar conciencia socio ambiental masiva para que después pueda traducirse en acciones que cada rubro aplique: empresas, funcionarios, gobiernos municipales provinciales y nacionales. A esta altura es un papelón que la política ambiental no sea una política de estado”.  En la tarea de concientización destacó el rol fundamental de las redes sociales. 

Durante su presentación, Máximo resaltó la imperiosa necesidad de la educación ambiental. “No podemos creer que no exista una ley nacional de educación ambiental. A partir de que la educación esté establecida y se haga de manera constante, prácticamente comienza el cambio en todas las escalas. Si no pasamos a esta etapa con las urgencias ambientales que tenemos, se prende fuego la Argentina”, dijo. 

Por último, habló de la posibilidad de tomar la actual situación del medio ambiente como una oportunidad y no como una crisis. 

A continuación, desde Perú, Rosario Díaz Garavito, fundadora y directora ejecutiva de The Millennials Movement, Coordinadora del Caucus Regional LAC del Grupo Principal de Niños y Jóvenes de las Naciones Unidas dijo: “Nuestro trabajo es generar herramientas para ciudadanos y otros actores sociales para que puedan ser parte de este proceso de desarrollo y que puedan incluir sus voces en el proceso de toma de decisiones en sus comunidades”. 

Aseguró que los procesos de desarrollo deben pensarse en forma local y global y remarcó: “Definitivamente hay una necesidad de contar con una nueva narrativa cuando hablamos de desarrollo”. Y recordó que, aunque no es la región más pobre, Latinoamérica se enfrenta ante la situación ambiental como la región con mayor desigualdad entre sus habitantes. 

Bruno Rodríguez, Cofundador de Jóvenes por el Clima Argentina y Embajador argentino ante la Cumbre Mundial de Jóvenes por la Acción Climática 2019, reflexionó: “Entendimos que a futuro será nuestra generación la que tenga que pagar el saldo en función de la profundización de una crisis que viene a remarcar todas las desigualdades”. 

En cuanto al efectivo acceso al derecho ambiental, aseguró que, aunque existen leyes para proteger al medio ambiente, la aplicación es escasa. “Tenemos una inmensa cantidad de problemáticas, pero no vemos nunca una implementación efectiva de esas normativas. Necesitamos que se implementen todas y cada una de las leyes en materia ambiental”, dijo. 

En tanto que, María Luz Eggel, habló de su experiencia en el trabajo de campo con pequeños productores y productoras de la provincia de San Luis, también como representante del grupo Jóvenes por el Clima San Luis y dijo: “Lo interesante del movimiento medioambiental como también del movimiento feminista, es que son movimientos transversales, que atraviesan todos los sectores y los territorios. Tenemos una gran tarea de construir un movimiento ambiental popular liberador del hombre y la mujer”. 

En tanto que, Bernardo Figueroa Garro, militante de Jóvenes por el Clima San Luis, reflexionó acerca de los incendios ocurridos en la provincia en los últimos meses: “En San Luis no hay estudios serios para establecer cuántos años van a tardar en recuperarse los bosques nativos arrasados por los incendios”. Destacó el rol de los activistas medio ambientales y la necesidad de implementar políticas de educación ambiental. Aseguró que la normativa vigente y la militancia deben retroalimentarse

Por último, Jimena Mur, estudiante avanzada de Derecho en la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de San Luis e integrante del Proyecto de Extensión Universitaria “Red de Información y Educación Ambiental”, contó que desde la organización buscan informar, difundir y sensibilizar en materia medio ambiental. Reflexionó acerca de la escasa efectividad de la legislación vigente y citó la implementación de indicadores jurídicos propuesta en la conferencia del Dr. Michel Prieur. En la misma línea que sus colegas, resaltó la urgencia de implementar una ley de educación ambiental. 

Soberanía alimentaria, Acuerdo de Escazú, trabajo territorial y cooperativismo fueron otros de los temas desarrollados durante el debate. Sobre el final, Rosario Díaz Garavito reflexionó: “Es una oportunidad para seguir trabajando por la agenda climática, nuestra región nos necesita. Somos una región mega diversa, con una flora y fauna increíble. Es importante incorporar a todas las personas en este proceso de lucha para poder proteger todos los recursos que tenemos en nuestro clima y nuestro ambiente. Es un llamado para seguir trabajando”.

Share on facebook
Share on whatsapp