“TENEMOS QUE EMPEZAR A DEBATIR A QUÉ LE LLAMAMOS DESARROLLO” 

Gabriela Merlinsky, la compiladora del Libro “Cartografías del conflicto ambiental en la Argentina 3”, propuso generar espacios de reflexión interdisciplinarios sobre la problemática ambiental. 

La presentación del libro “Cartografías del conflicto ambiental en la Argentina 3”- cuya compiladora es Gabriela Merlinsky, fue una de las actividades de cierre de la tercera jornada del CIDPA 2020. A su disertación virtual también se sumó Mauricio Berger, autor de uno de los artículos que forman parte del copilado.

“Cartografías del conflicto ambiental en la Argentina 3” es el tercer volumen de un ciclo de libros que recopilan trabajos de investigación de diferentes autores preocupados por los alcances de conflictos ambientales desarrollados en diferentes provincias argentinas. 

En primer lugar, Mauricio Berger, destacó: “Además de contribuir en la visibilización de las luchas, las cartografías también nos permiten leer el difícil camino de la actualización del derecho ambiental, algo que puede ser interesante para la red de investigadores en todo el país”. 

A continuación, hizo una reseña de las principales temáticas desarrolladas. 

El libro se divide en tres partes: “La justicia espacial y ambiental a la luz de las políticas del conocimiento y los debates sobre participación ciudadana”; “Activismo legislativo y judicialización de los conflictos ambientales. Renovación de lenguajes, inercias y desencantos” y “Fronteras extractivas y subalternización del debate. ¿Minería, petróleo y energía para quién?”

La primera parte incluye los siguientes trabajos: “Humedales en disputa a las puertas de Buenos Aires. Comunes urbanos, espacialidades injustas y conflicto”; “La nueva política de urbanización y el rol de los mecanismos participativos en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. El caso de la Villa 31”; “Un marco de justicia ambiental: Luchas de los afectados por agrotóxicos, transgénicos y biocombustibles en la provincia de Córdoba, Argentina” y “Saber científico y problemáticas ambientales: un análisis comparativo entre perspectivas científicas y de comunidades locales en regiones sojeras de Argentina”. 

“La Ley de Glaciares en la encrucijada. Cuestión minera y juridificación del conflicto ambiental en Argentina”; “Las leyes ambientales en el ojo de la tormenta. Un análisis comparativo en torno a la legislación sobre glaciares, bosques y humedales en Argentina.”; y “Conflicto en torno a los impactos de la producción de etanol en el barrio San Antonio de la ciudad de Córdoba”, forman la segunda parte del libro.

Y, por último, la tercera parte incluye los artículos: “Cartografía de la conflictividad minera en Argentina (2003-2018). Un análisis desde el Atlas de Justicia Ambiental”; “La estrategia comunicacional de responsabilidad social empresaria en el sector minero: los casos La Alumbrera y Veladero”; “La Vaca Muerta no dejó ver el bosque: tres tendencias del desarrollo del fracking en Argentina en el período 2012-2019”; y “Reescalamiento del capital, conflictos ecológico-distributivos y resistencias en el sur de la provincia de Santa Cruz, Patagonia Sur”.

Berger destacó la diversidad de enfoques del libro y la posibilidad de “ampliar el concepto de justicia ambiental hacia una multiplicidad de prácticas, que hacen justicia”. 

En el mismo sentido el autor resaltó que el abordaje del libro es original en tanto permite adentrarse en los casos estudiados y en las cuestiones que se ponen en juego en los diferentes conflictos. 

A continuación, tomó la palabra Gabriela Merlinsky y aseguró: “Hoy hay mayor visibilidad de la cuestión ambiental, que empieza a ser un tema de preocupación para muchos actores”. 

En relación al libro, explicó los alcances del título:  “Es un proyecto de investigación colectiva, activista, que desde enfoques compartidos, busca hacer una cartografía de larga duración sobre los conflictos ambientales en Argentina. Cuando hablamos de cartografía, nos interesa generar un campo de discusión interdisciplinario. No son mapas, son herramientas teórico metodológicas” y reflexionó: “Tenemos que empezar a debatir a qué le llamamos desarrollo”. 

En el mismo sentido, y haciendo alusión a algunas de las problemáticas desarrolladas en el libro, Merlinsky aseguró que nos encontramos ante nuevas formas de experiencia social en cuanto al medio ambiente. Asimismo, afirmó que asistimos a un “nuevo régimen global de vida”. 

Sobre el final, los disertantes reflexionaron sobre la posibilidad de generar espacios de debates en los que participen diferentes actores y en los que efectivamente exista la interdisciplinariedad. Asimismo, plantearon la necesidad de que existan procesos efectivos de reparación en aquellas causas judiciales donde los ciudadanos ven interrumpidos sus proyectos de vida. 

Share on facebook
Share on whatsapp